Semáforo rojo

Inicio / Semáforo rojo

 

Cuando Protección Civil o las Autoridades correspondientes dan la señal de evacuación, es porque se considera indispensable hacerlo para proteger su vida y la de su familia. Sigua entonces sus instrucciones y mantenga la calma, pero asegúrese que sus familiares están presentes en el punto acordado o sitio de reunión para iniciar la evacuación. No pierda tiempo tratando de llevar pertenencias o animales que sólo dificultan la evacuación.

•  

Recuerde la norma fundamental: no corra, no grite, no empuje.

•  Conservar la calma, reunir a la familia, ponerles la identificación a los más pequeños y seguir los pasos del Plan de Emergencia Familiar y Local.

•  Al evacuar, debe cuidar que puertas y ventanas queden cerradas y señalizar que se trata de un domicilio evacuado (cuando no queda nadie en su interior), siguiendo las indicaciones del Plan de Emergencia Local.

•  Ir inmediatamente a los centros de reunión, llevando sólo lo indispensable.

•  Si de acuerdo con el Plan de Emergencia Local debe evacuar por sus propios medios, no dude en hacerlo y diríjase al refugio temporal que le hayan asignado.

•  Al llegar al refugio temporal, deberá registrarse e instalarse en el lugar que le indiquen.

•  Si requiere atención médica, contacte el personal sanitario que actúa integrado con los equipos de emergencia.

•  En el refugio temporal muéstrese solidario y colabore en lo que se le pida.

•  Si no puede localizar el centro de reunión o no se presenta el medio de transporte para evacuar, aléjese del volcán, evitando circular por barrancos y vaguadas hasta un lugar seguro.

•  No se deje llevar por falsos rumores de personas no autorizadas.

•  Recuerde que las líneas telefónicas pueden estar saturadas o fuera de servicio y en cualquier caso conviene dejarlas libres para las llamadas de emergencia. No utilice el teléfono si no es estrictamente necesario y no confíe en la telefonía móvil porque es muy vulnerable a los peligros volcánicos.

•  Hay que tener en cuenta que una erupción volcánica no es un espectáculo exento de riesgos, incluso las erupciones más tranquilas pueden desencadenar fenómenos capaces de ocasionar muertes a kilómetros de distancia. Sólo en condiciones muy favorables es posible contemplar la actividad del volcán, manteniéndose siempre dentro de los límites de seguridad marcados por las autoridades.

•  Si ha sido evacuado, no trate de volver a su residencia habitual antes de que las autoridades lo permitan. Recuerde que la actividad volcánica puede durar mucho tiempo y presentar diferentes fases eruptivas, por lo que las evacuaciones pueden repetirse o prolongarse durante cierto tiempo.

 

 

Flujo piroclástico originado por el colapso de una colada lávica en el acantilado. Volcán Teneguía 1971, La Palma, Canarias. Foto V. Araña.