Switch Language

Semáforo Volcánico

Portal recomendado por



Colaboradores




 

 

 

 




El tiempo en Canarias

Patrocinadores

Distribuidor oficial de Vodafone

Nuestros visitantes

841831
HoyHoy302
AyerAyer571
Esta semanaEsta semana1490
Este mesEste mes14936
TotalTotal841831

¿Qué es un volcán?

Definición de Volcán

Es un punto de la superficie terrestre por donde sale al exterior el material fundido (magma) generado en el interior de la Tierra y, ocasionalmente, material no magmático. Estos materiales se acumulan alrededor del centro emisor, dando lugar a relieves positivos con morfologías diversas. Según esta definición, un volcán no representa únicamente una morfología (en forma de montaña), sino que es el resultado de un complejo proceso que incluye la formación, ascenso, evolución, emisión del magma y depósito de estos materiales.


Volcán Etna (Sicilia Italia). Erupción 2001. Foto Marco Fulle.

Origen de los volcanes

Los volcanes son una manifestación en superficie de la energía interna de la Tierra. La temperatura y la presión se incrementan a medida que nos acercamos al centro de la Tierra, alcanzándose temperaturas de 5000 ºC en el núcleo. El efecto combinado de la temperatura y la presión a distintas profundidades provoca un comportamiento diferente de los materiales que se estructuran en varias capas:

•  La corteza, fría y muy rígida, es la capa externa.

•  El manto, con temperaturas superiores a los 1000 ºC, presenta un comportamiento semirrígido. En los niveles superiores es donde se originan los magmas por fusión parcial de las rocas que allí se encuentran. En el manto inferior (Astenosfera), los materiales se mueven lentamente debido a las corrientes de convección originadas por las diferencias de temperatura entre la parte superior y el núcleo, provocando el movimiento de las placas tectónicas.

•  El núcleo es la parte más interna y más densa de la Tierra. Se encuentra a una temperatura próxima a los 5000 ºC. Debido a esta elevada temperatura, los materiales se comportan como un líquido (núcleo externo); sin embargo, en la zona más profunda se encuentran en forma sólida debido a la elevadísima presión que soportan.

La actual estructura interna de la Tierra se ha ido formando a medida que el planeta ha ido envejeciendo y enfriándose. Inicialmente, toda la superficie estaba constituida por materiales fundidos, que han ido solidificándose en el transcurso de miles de millones de años. La actividad volcánica actual es sólo un resto de este proceso (Fig. 1).


Figura 1 . Interior de la Tierra. 1 Corteza, 2 Manto superior hasta 950 Km., 3 Manto Inferior a 15 Km. en océanos y a 45 Km. bajo los continentes, 4 Núcleo Externo a 2900 Km. y 5 Núcleo Interno a 5000 Km. hasta el centro de la Tierra a 6350 Km

La localización geográfica de Los Volcanes

La localización geográfica de los volcanes actuales está relacionada con la división en placas de la corteza terrestre. A medida que se fue enfriando la superficie de la Tierra, fueron apareciendo zonas sólidas de materiales ligeros que flotaban sobre otros todavía fundidos. Estas zonas sólidas dieron lugar a las primeras masas continentales que son arrastradas por las corrientes de convección del interior de la Tierra. Con el tiempo, han ido creciendo estas masas continentales, disminuyendo las corrientes de convección y aumentando la rigidez de las capas exteriores al irse enfriando la Tierra.


Figura
2 . Principales placas tectónicas y dirección de movimiento.

En la actualidad (Fig. 2), la superficie de la Tierra está dividida en bloques, llamados placas tectónicas, que siguen moviéndose a diferente velocidad (varios centímetros por año). En los bordes de estas placas es donde se concentran las manifestaciones externas de la actividad del interior de la Tierra; procesos orogénicos (pliegues y fallas), volcanes (Fig. 3) y terremotos. Estos bordes pueden ser convergentes, divergentes y transcurrentes.

Figura 3 . Mapa de situación de los volcanes activos. Obsérvese su distribución mayoritaria siguiendo los bordes de placa.

En los bordes convergentes (Fig. 4), una de las placas se introduce debajo de la otra en un proceso llamado subducción , que da origen a una intensa actividad sísmica y a magmas, que pueden salir al exterior, formando zonas volcánicas características (Los Andes, Japón).


Figura 4 . La corteza oceánica (B), más pesada, se hunde debajo de la corteza continental (A) más ligera. Este proceso provoca el plegamiento de la corteza continental (1), fusión de la placa generando magmas (2) que producen erupciones volcánicas (3). El movimiento relativo de ambas placas da origen a terremotos superficiales y profundos (4)

En los bordes divergentes (Fig. 5), dorsales oceánicas y rift continentales, las placas se separan facilitando el ascenso del magma (Dorsal Oceánica, Islandia, Rift Africano).

Existen otras áreas volcánicas situadas sobre fracturas asociadas a los bordes transcurrentes (Islas Azores, Portugal). Otros volcanes están situados en zonas intraplaca (Hawai, USA). En la figura 6 se muestran las áreas volcánicas europeas.

 

Figura 5 Las placas divergentes (A) se separan como consecuencia del ascenso de material (C) procedente del manto (B), formando nueva corteza en las dorsales oceánicas (D) o rift continentales.

 


Figura 6 . Áreas volcánicas activas europeas: 1 Islas Canarias -Teide- (España), 2 Islas Madeiras (Portugal), 3 Islas Azores (Portugal), 4 Sicilia -Etna- (Italia), 5 Islas Eolias -Vulcano, Lipari, Volcanello y Stromboli- (Italia); 6 Nápoles -Vesubio- (Italia); 7 Kos -Kos- (Grecia); 8 Santorini -Santorini- Grecia; 9 -Milos- (Grecia); 10 Península de Methana -Methana- (Grecia).Áreas volcánicas antiguas en las que no aparece en la actualidad ningún signo de volcanismo activo: 11 Almería -Sierra del Cabo de Gata- (España); 12 Ciudad Real -Campo de Calatrava- (España); 13 Valencia -Cofrentes- (España); 14 Castellón -Islas Columbretes- (España); 15 Gerona -La Garrotxa- (España); 16 Cuenca de Limania (Francia); 17 Cuenca del Rhin (Alemania); 18 Praga (Rep. Checa); 19 Roma -Sabatini- (Italia)