Switch Language

Semáforo Volcánico

Portal recomendado por



Colaboradores




 

 

 

 




El tiempo en Canarias

Patrocinadores

Distribuidor oficial de Vodafone

Nuestros visitantes

992250
HoyHoy751
AyerAyer729
Esta semanaEsta semana2649
Este mesEste mes14357
TotalTotal992250

Expedición Zona Volcánica del Arco del Caribe

17.08.2013

Montserrat vive al ritmo del volcán

Se la conocía como la bucólica “isla Esmeralda” hasta que el volcán Soufriere Hills le arrebató la paz y el protagonismo. Ahora la vida de Montserrat viene marcada por su volcán y marca el devenir de sus habitantes. La isla está dividida en un total de 5 zonas: A,B,C,D y V según la proximidad al volcán. De esta manera la zona A es la menos restrictiva mientras que la V tiene prohibido el acceso más que para fines científicos. A los que amamos los volcanes ya el hecho de sentarse en una terraza a ver humear al mítico volcán es una maravilla sin embargo nuestra estancia en Montserrat nos colmó de emociones difíciles de describir. Desde que llegamos, la gente de este lugar nos agasajaba con un cariño muy diferente al de las otras islas visitadas que nos ofrecieron un trato simplemente correcto. Debe ser que la empatía volcánica se activaba al conocer nuestra lejana procedencia desde otras islas volcánicas al otro lado del Atlántico. A menudo se maravillaban cuando le contábamos que uno de los propósitos de nuestro viaje era conocer cómo vivían junto al poderoso Soufriere Hills.

 

Old Towne, el lugar perfecto para descubrir el volcán

Nos alojamos en The Essence, una acogedora casa regentada por los encantadores Erik y Annie, un matrimonio belga que nos mimó hasta en el último detalle. Situada en Old Towne, a escasos 2 kilómetros de la zona de exclusión, sus terrazas y piscina ofrecían una visión directa a Soufriere Hills, fácil acceso a Belham River y a una media hora de camino del Observatorio Volcánico de Montserrat. Completamente rodeados de selva y de absoluta tranquilidad, desde este lugar podíamos acceder a los mejores lugares para descubrir la naturaleza volcánica de esta isla. A escasos metros estaba la orilla de Belham Valley un cauce que nace junto al volcán y que sufre periódicamente los lahares de lodo y cenizas e incluso flujos piroclásticos. Al cruzarlo podemos observar los efectos de sus crecidas destruyendo casas, puentes y sepultando campos de golf. Desde allí ascendimos la empinada colina de Garibaldi que ofrece una de las mejores panorámicas de Plymouth dominado por el Soufriere Hills.

 

Plymouth, un reino de polvo y cenizas

Gracias a un permiso especial otorgado a Volcanes de Canarias por la Policía de Salem, pudimos acceder a la zona de exclusión y desde allí visitar Plymouth. Como requisitos es necesario tener un teléfono móvil con cobertura además de un vehículo 4x4. Obviamente se precisan para el caso de tener que evacuar la zona súbitamente por una actividad repentina del volcán. A pesar de mantenerse en nivel 2, un derrumbe en el domo que crece en la actualidad en la cima del volcán podría generar flujos piroclásticos en sus ladera que pueden alcanzar las zonas bajas con rapidez. con el riesgo que ello conlleva. Recorrer esta ciudad abandonada es una sensación difícil de describir. Como decía nuestro compañero de viaje Marcos, “es como encontrarte en una ciudad devastada por la guerra” salvo que en esta ocasión el destructor tiene nombre de volcán. El aliento del volcán aún envuelve Plymouth ya que, de cuando en cuando, el viento trae los gases sulfurosos del humeante volcán. La ciudad enetera está cubierta de escombros grisáceos, bloques de lava de grandes dimensiones y sus calles yacen bajo metros de polvo, piedra y cenizas o han sido sustituidas por grandes socavones y barrancos, Las casas terreras ya sólo se intuyen por los tejados a punto también de ser cubiertos. Sólo se resisten a ser enterrados los edificios robustos más elevados o algunos núcleos residenciales en la zona alta de la ciudad. Es sobrecogedor acceder a la iglesia o a algunas viviendas a través de sus ventanas rotas o sus puertas desvencijadas. Muchos objetos aún siguen en su lugar tal y como los dejaron sus vecinos. Están cubiertos de ese característico polvo gris del abandono. Es un reino de polvo y cenizas que ha atrapado en el tiempo a una próspera ciudad posiblemente para siempre.

 

El despertar de Sufriere Hills

Soufriere Hills llevaba más de 400 años dormido. Comenzó a desperezarse en el pasado
 siglo con varias reactivaciones sísmicas que poco hacían sospechar el infernal despertar que preparaba. Su erupción comenzó en julio de 1995 con varias explosiones freáticas cuando el agua subterránea del volcán fue evaporada violentamente por el magma que se empezaba a acumular en su interior. En julio de 1995 una explosión en el cráter generó una nube de cenizas que llevó a la oscuridad a Plymouth durante 15 minutos. Esta evidencia inició las evacuaciones preventivas del sur de la Isla, incluida la ciudad de Plymouth demasiado próxima al volcán. Fue necesaria la intervención del buque destructor Liverpool HMS de la marina británica que contribuyó a la evacuación a la vecina isla de Antigua de más de 7000 personas. 4000 habitantes de Montserrat huyeron a Reino Unido que excepcionalmente ofreció la nacionalidad inglesa a los afectados por el volcán.

Los habitantes de Montserrat no querían aceptar que la naturaleza volviera a ponerlos en jaque de forma tan inmediata ya que el año anterior la isla fue severamente azotada por el huracán Hugo. Muchos de los desplazados no acababan de comprender las medidas preventivas de estar alojados tanto tiempo fuera de esta apacible ciudad caribeña llegando a presionar a las autoridades para su vuelta. El volcán se mantenía indeciso, algunas columnas de vapor, discretas explosiones de cenizas en su cumbre, pero las mediciones de deformación revelaron elevaciones de terreno de hasta 6 mm de crecimiento diario en las laderas del volcán. Con estos datos los científicos vigilantes del volcán sabían que bajo el Soufriere aguardaba una bomba de relojería.

 

10 años de erupciones, destrucción y 19 víctimas

El magma de este volcán es de naturaleza andesística, muy rico en sílice. Esto genera una lava tan densa que en lugar de fluir ladera abajo,se va acumulando en su cráter como si fuera pasta de dientes formando una cúpula que se conoce como domo. Este domo llega un momento que se desmorona liberando a presión grandes cantidades de gases, mezclados con cenizas y rocas incandescentes que descienden ladera abajo a velocidades de vértigo a veces superiores a los 600 km/h, Estas avalanchas mortales reciben el nombre de flujos piroclásticos. En agosto de 1995 en tan solo unos minutos, la ciudad de Plymouth fue incinerada. Violentos flujos piroclásticos arrasaron la ciudad y alcanzaron la costa avanzando incluso sobre el mar varios kilómetros. En la zona de Bramble, donde se encontraba el viejo aeropuerto, un grupo de 19 agricultores y granjeros regresaron a sus hogares desoyendo la prohibición de las autoridades. Perecieron de forma trágica al ser alcanzados por gases ardientes del volcán. El volcán demostró su poder durante varios periodos entre 1997 y 2007 con erupciones violentas encadenadas. Tuvo un periodo de extraordinaria potencia en sólo 1 mes entre septiembre y octubre de 1997 enlazó hasta 75 explosiones vulcanianas con intervalos de 10 minutos. Se levantó una columna eruptiva de hasta 12 km de altura que cubrió la totalidad de la isla de piedra pómez y ceniza. Además los deslizamientos de escombros volcánicos generaron pequeños tsunamis que alcanzaron las islas de Guadalupe y Puerto Rico. Las cenizas del volcán también afectaron a la vecina isla de Antigua e interrumpieron la navegación aérea de algunas rutas que cruzaban la zona del Caribe. Soufiere Hills mantuvo una intensa actividad eruptiva a lo largo de diez años entre 1995 y 2005 en base al crecimiento y destrucción de domos en su cráter . En la actualidad se encuentra en nivel 2 con una nueva cúpula de lava creciendo en su cráter. Nuevas erupciones explosivas se aguardan en un futuro no demasiado lejano.

 

Volando sobre Plymouth

Un acuerdo entre Volcanes de Canarias y el observatorio volcánico de Montserrat (MVO) nos permitió viajar en uno de los vuelos que se realizan para inspeccionar las ladera sur del volcán y la ciudad de Plymouth, Hemos realizado un montaje con las mejores imágenes de una experiencia indescriptible y fascinante. Sin duda fue el mejor regalo para despedirnos de la amable isla de Montserrat y que deseamos compartir con todos ustedes. Con este texto ponemos el punto final a las crónicas de esta expedición. Aún nos queda un largo viaje de regreso para desandar los más de 11.000 km recorridos para unir Canarias y Monserrat, pero sin duda, algún día, volveremos.

 

Próximamente elaboraremos iremos elaborando artículos con los muchos materiales, imágenes e información que hemos conseguido en esta expedición volcánica. Les mantendremos informados en nuestra web y facebook.

 

 

 

 

15.08.2013

Sobrevolando Plymouth en colaboración con el Observatorio Volcánico de Montserrat

Nuestros voluntarios tuvieron la oportunidad de sobrevolar la ciudad de Plymouth arrasada por el volcán Soufriere Hills en 1997 gracias a la colaboración del Observatorio Volcánico de Montserrat con Volcanes de Canarias. Este es un vídeo reportaje con el vuelo realizado.

 

 

12.08.2013

Montserrat bien vale una aventura


Durante los últimos días no hemos parado en nuestra odisea particular de alcanzar la Isla de Montserrat, destino final de nuestro viaje. No en vano en poco más de 48 horas hemos visitado 4 países distintos: Francia (Martinica), Dominica, Antigua y Montserrat las tres constituidas como islas-estado con un estilo muy particular. El pasado día 10 abandonábamos en barco la isla de Martinica. La única naviera disponible, L´express des Iles, literalmente cabalga sobre las aguas de un embravecido Atlántico-Caribe. Tiene un solo barco diario que sale normalmente abarrotado para unir con Guadalupe haciendo escala en Dominica, que era nuestra próxima parada antes de volar posteriormente a Antigua y desde allí a Montserrat.

 

La Dominica más salvaje

 

Ya desde el mar se intuía una Isla retadora. Su Morne Diaboltín la corona con 1445 metros rodeado de selva tropical. Fue sin duda una impresión salvaje. La sensación que la robusta naturaleza de la isla no se deja doblegar fácilmente a los intereses humanos se palpa desde el primer momento. Es una isla de corte muy montañoso, frondosas selvas y muchísima precipitación anual, tanta que presume de tener un total de 365 ríos en sus escasos 754 km2. Poco después de negociar con un peculiar taxista local nuestro traslado hasta la localidad de Marriot próxima al aeropuerto, nos encontraríamos en un tobogán de emociones. Un traslado vertiginoso, lluvia torrencial y una carretera plagada de socavones y charcos. Aproximadamente una hora después podíamos recuperar el aliento en un bungalow en medio de la selva con algún inquieto animal revoloteando por el tejado. Algo de descanso escondidos bajo una mosquitera y madrugón a las 6.00h para partir hacia Antigua.


Antigua: de la paz al pinchazo y sin gato

En Antigua tuvimos la idea de alquilar un coche que nos permitiera aprovechar al máximo las 24 horas de escala en esta isla. La necesaria adaptación para conducir por la izquierda en un lugar desconocido y con un coche automático bien vale un premio con la inexistente señalización. Suerte que la isla no era demasiado grande, 286km2 aunque sí tuvimos que sortear alguna que otra ovejas o cabras despistadas por las carreteras. Nos permitió disfrutar de un breve descanso en sus magníficas playas de arena blanca y recuperar la paz y energías necesarias para seguir. Al día siguiente también tocaba madrugar. Al llegar a nuestro coche encontramos la rueda pinchada. Al tratar de sustituirla, el coche venía ¡¡Sin gato!! Hubo que recurrir a la improvisación para dejar nuestro coche y rogar a algún amable lugareño que nos trasladara al aeropuerto. Hubo suerte y logramos llegar a tiempo para conectar con nuestro vuelo a Montserrat que también llevaría sorpresa incluida.

Experiencia en avioneta para alcanzar Montserrat

Al acceder a la puerta de embarque descubrimos que el vuelo llevaba también aparejada una dosis de emoción adicional: nuestro primer viaje en avioneta y sin pedirla. Desconocíamos que las escasas dimensiones del aeropuerto John Osborne de Montserrat desaconsejan aviones mayores. Casi fue un vuelo privado ya que sólo nos acompañaba otro joven viajero. Curiosamente, el vuelo fue muy estable y placentero para las escasas dimensiones de la aeronave. En sólo 20 minutos ya tomábamos tierra sobre Montserrat sobrevolando la plataforma de depósitos generados por las erupciones del Soufriere Hills. Hoy, por fin, dormiremos en las proximidades del Volcán Soufriere Hills en Montserrat. No ha sido sencillo llegar hasta aquí pero la emoción de la aventura bien merece el esfuerzo. Este es uno de los volcanes más violentos que se conocen. En 1997 sepultó Plymouth, antigua capital de la isla en tan sólo unos minutos. Durante estos días, trataremos de contarte todos sus secretos.

 

No dejes de ver las mejores imágenes de este viaje en nuestro Facebook.

 

08.08.2013

1902: Más de 30000 víctimas por intereses políticos-económicos

 

La erupción de 1902 pasará a la historia como la peor erupción por número de víctimas por impacto directo con más de 30.000 fallecidos. Según se cuenta 1889 se manifestaron los primeros síntomas con la aparición de fumarolas en la cumbre y una deformación por hundimiento del terreno que denominaron L`Ëtang Sec ”El estanque seco”. A principios de 1902 la actividad de fumarolas se intensificó comenzando a detectarse un fuerte olor a sulfuros en los lugares donde entre 1792 y 1851 se habían registrado explosiones freáticas por calentamiento de aguas subterráneas. La primera explosión freática se produjo el 24 de abril de 1902. Se notaron temblores de tierra y se levantó un penacho de vapor y cenizas sobre la ciudad. Sin embargo la vida en Saint Pierre no se vio alterada en exceso a pesar de que la cumbre del volcán se sitúa a solo 7km de distancia.

El 27 de abril tuvo lugar la primera vuelta de las elecciones legislativas sin que hubiera un vencedor y la segunda vuelta se esperaba para el 27 de mayo. El 2 de mayo ya se produjo una caída de cenizas en la pequeña ciudad de Précheur y sus habitantes decidieron refugiarse en Saint Pierre.

El día 5 de mayo se rompió el cráter de L`Ëtang Sec y una avalancha de agua hirviendo descendió por el río Blanche y sepultó a los 25 operarios de la fábrica que había en su cauce. Además, esta masa de agua inundó parte de Sait Pierre para alarma de sus vecinos. Al día siguiente, parte de la población abandonó la ciudad desoyendo las tranquilizadoras palabras de su interesado alcalde. El / de mayo el volcán parecía tranquilo y aprovechando esta pausa una comisión científica designada indicaba que “Mont Pelée no supone mayor peligro para Saint Pierre que el Vesubio para los Napolitanos”. A las 8 horas de la mañana del día siguiente la ciudad era incinerada en minutos por la nube ardiente que salió proyectada de la cumbre del volcán y que afectó a una superficie de 58km2. Sólo hubo dos supervivientes. Uno de ellos, llamado Ciparis, criminal convicto, quedó vivo gracias a las gruesas paredes de la cárcel que lo recluía. Años después se ganó la vida exhibiendo sus quemaduras en el circo.

Para el resto de días tenemos previsto visitar Saint Pierre y realizar un reportaje gráfico de los lugares y ruinas que aún quedan de la erupción. También esperamos ver el museo volcánico y el observatorio. Estén pendientes de nuestro facebook que valdrá la pena.

 

07.08.2013

Los volcanes escondidos de Martinica

Debido a la previsión de tormentas en los próximos días decidimos adelantar nuestro ascenso al Mont Pelée (Montaña Pelada). Tras un potente desayuno en nuestro cuartel general en Trois Ilets, nos dirigimos hacia el Norte. Tomamos la circunvalación de Fort-de-France para desviarnos en la carretera N-3 y con ella atravesar la cordillera central de la isla. Nuestra intención era acceder al Mont Pelée desde su población más cercana Le Morne Rouge. El centro-norte de Martinica es un verdadero paraíso para los amantes de la montaña. Es un sistema montañoso compuesto por el grupo de los Pitones de Carbet grandes domos de antiguos volcanes hoy totalmente cubiertos por exuberante vegetación tropical. De sus cumbres descienden numerosos riachuelos que aquí denominan “rivieres” que llegan hasta el mar. Los amantes del senderismo tienen una cita obligada en Martinica aunque sus pronunciadas pendientes exigen una elevada forma física. Nadie diría que son antiguos volcanes e incluso el propio Mont Pelée intenta disimular escondiéndose bajo la vegetación que ya crece frondosa en sus laderas.

El ascenso al volcán maldito

La manera más rápida para ascender a la cima es dirigirse a Le Morge Rouge y desde allí al mirador de L`Ailerons. No es difícil localizarlo ya que varias señales de tráfico nos indican el camino “Montagne Pelée”. Debe tenerse en cuenta que no es un sendero para principiantes. La pendiente de ascenso es elevada ya desde la primera parte del sendero. Aunque han colocado gruesos tablones para salvar el desnivel, también se combinan tramos sobre roca resbaladiza que exige habilidad y adecuadas precauciones. El tiempo en esta zona es muy variable. Podemos encontrar un día de sol intenso con una elevada humedad o vernos sorprendidos en el mismo día por las frecuentes y torrenciales lluvias que es otro factor a tener en cuenta. Es necesario llevar chubasquero además de calzado impermeable. En nuestro caso tuvimos la suerte de cara y aprovechamos un día bastante nublado aunque una humedad próxima al 90% nos hacía sudar a mares. Fue un ascenso duro y exigente. De entrada el sendero no te permite aclimatarte porque empieza el desnivel desde los primeros pasos. Con el motor de nuestras ilusiones fuimos salvando tramos y alcanzamos la llanura que rodea el domo terminal formado por la erupción de 1902. Es el punto más elevado y tiene el nombre de “Le Chinoi”(El Chino) a una cota de 1355m.

 

El Mont Pelée y su infernal historia

En su carta geológica el sistema volcánico de Mont Pelée encontramos hasta 30 erupciones en los últimos 15.000 años. Estos datos revelan que tiene potencial para generar al menos 2 erupciones cada siglo. Este volcán suele alternar dos tipos de erupciones:

  •  Erupciones a cráter abierto tipo Plinianas (cada 500-1000 años) que son capaces de lanzar grandes bloques, intensas caídas de cenizas y flujos píroclásticos a decenas de kilómetros de distancia.
  • Erupciones con domo de lava

    tipo Peleanas (cada 100-500 años). Reciben este nombre precisamente en honor al Mont Pelée. Es el tipo de erupción que acaeció en 1902 que proyectó lateralmente potentes nubes ardientes. Este domo muchas veces genera un pitón que emerge del volcán como si de una garra de dragón se tratara y se conoce también como espina en el argot volcánico. Durante la erupción de 1902 se formó una espectacular espina de 260 metros.

 

Logramos ascender al volcán Mont Pelée

Un saludo virtual desde el Volcán grabado esta misma tarde. Míralo en nuestro canal de Youtube.

 

 

06.08.2013

Desde un Orly multiculti al tropical Fort-de-France

Comenzamos nuestro viaje dirigiéndonos desde Madrid al tumultuoso aeropuerto de Orly. En pleno agosto este aeródromo parisino se convierte en puerta de salida de numerosos vuelos a los países del Mediterráneo, norte de África y cómo no, al Caribe. Estos destinos hacen que las salas de pasajeros se convierten en un hervidero de viajeros multiculturales con familias repletas de maletas, llantos de niños cansados y algún padre desesperado que acaba abofeteando a su hijo frente a otros que claman al cielo para no perder los papeles. Con este panorama, si debes viajar desde Orly, te aconsejamos armarte de una buena dosis de paciencia y prever un tiempo de espera considerable para pasar el control de pasaportes y las medidas de seguridad y no perder tu vuelo.

Air Caraibes la mejor opción

Una vez en la sala de nuestra puerta de embarque nos impregnamos ya de cultura caribeña. Casi el 90% del pasaje de nuestro avión eran personas de color con los típicos rasgos caribeños ataviados con coloridos adornos en sus tranzados y vistosos ropajes. La compañía Air Caraibes fue la mejor opción para desplazarnos hasta las Antillas Menores en estas fechas. Enlaza el aeropuerto de Orly con las principales las islas francesas caribeñas (Martinica, Guadalupe y Sant-Martin) con varias frecuencias diarias. Air Caraibes ofrece unas condiciones de viaje cómodas en amplios aviones Airbus y un cuidado servicio abordo. Las aproximadamente 8 hotas y media de trayecto se hacen más llevaderas con un moderno sistema de pantallas interactivas individuales donde cada pasajero puede elegir la opción de oír música, ver películas a la carta, consultar datos del vuelo o simplemente jugar. La tarifa media ronda los 700€ aunque si reservas con tiempo puedes conseguir una butaca en clase turista por 500€ ida y vuelta.

Martinica bajo la sombra de Mont Pelée

Llegamos al aeropuerto de Aimée Cesáire  en Le Lamentine a las 19.50h hora local, cinco horas menos que en Canarias. Ya era noche cerrada ya que en estas islas  oscurece a las 18.30h aunque sea pleno verano. El aeródromo se sitúa a unos 30 km de Fort-de-Frande. Recibe este nombre en honor al que fuera alcalde de la ciudad y uno de los mejores escritores antillanos fundador del concepto de “negritud”. Nada más salir del avión nos envuelve el característico aire tropical tibio y cargado de humedad. Fort-de-France es la nueva capital de Martinica desde que en 1902 el volcán Mont Pelée sepultara a la antigua, la próspera ciudad de Saint Pierre tras una poderosa erupción en 1902. Tras la recogida de equipaje y alquilar un coche, imprescindible para recorrer Martinica, nos dirigimos al Oeste de la isla, en un hotel situado en Trois Iles nos aguardaba un merecido descanso para recuperar el cuerpo. Este lunes tenemos previsto comenzar el recorrido y descubrir los mejores rincones de esta Isla. Se lo contaremos en los próximos días.

Pueden ver  las mejores fotos y vídeos de esta aventura en nuestro Facebook.

 

04.08.2013

Previa1.Aprendiendo un poco de la geología volcánica del Caribe

El Arco Volcánico del Caribe incluye más de 70 volcanes activos

V.Melo.

El Arco Volcánico del Caribe es una cadena de islas Volcánicas conocidas como Antillas Menores, situadas frente a Puerto Rico y son el límite oriental del Mar Caribe. El choque de la placa del Caribe con la Placa Atlántica provoca que la placa caribeña se deslice bajo la atlántica generando un fenómeno de subducción. Este fenómeno consiste en que parte de la corteza se funde y

produce magma a gran profundidad. Este magma al ascender forma alineamientos de volcanes a menudo en forma de arco. Estas zonas también suelen producir una actividad sísmica importante.

El tipo de magma que se genera en el Caribe recibe el nombre de andesítico (Rico en feldespato y minerales de ferromagnesio; contenido de sílice de 54% a el 62% aproximadamente). Tiene tal  densidad que fluye con grandes dificultades  obstruyendo con frecuencia el conducto del volcán hecho que provoca erupciones de una gran explosividad.

Los volcanes más activos del Arco del Caribe son ente ellos los de las Soufriere Hills en MontserratMonte Pelée de MartinicaLa Grande Soufrière en GuadalupeSoufrière Saint Vincent en San Vicente y las Granadinas, y el volcán submarino Kick-'em-Jenny que se encuentra a 10 km al norte de Granada. A lo largo de la historia estos volcanes han provocado devastadoras erupciones que han producido numerosas víctimas. La última gran erupción tuvo lugar en el Volcán Soufriere Hills de la isla de Montserrat en 1997 sepultando la capital de la Isla que afortundamente había sido evacuada aún así perecieron unas 19 personas.

A lo largo de este viaje intentaremos trasladarte todas las vivencias y aprendizajes que descubramos en nuestro recorrido por las Antillas. Debemos reconocer que ha sido un gran esfuerzo pero también un sueño el poder viajar hasta allí. Gracias a todos los que nos animan y nos alientan a seguir adelante, parte de ustedes viaja también con nosotros en la mochila.

En nuestro Álbum de Fotos del Facebook hemos creado una sección especial donde subiremos las mejores fotos y vídeos de este viaje. No te lo pierdas.

 

01.08.2013

Expedición Arco Volcánico del Caribe

Los voluntarios de Volcanes de Canarias te descubrirán los volcanes del Caribe

Los voluntarios de Volcanes de Canarias han conseguido un nuevo sueño: visitar la zona volcánica del Arco del Caribe en las Antillas Menores. Este es un viaje que ha sido posible gracias a un gran esfuerzo personal que permitirá que dos de nuestros voluntarios recorran entre el 5 y 19 de agosto de 2013  algunos de  volcanes más impresionantes que se conocen como Mont Peleé o Soufriere Hills.

En esta sección y en nuestro Facebook irán subiendo sus crónicas, fotos , vídeos y aventuras que vivan recorriendo los volcanes del Caribe. No te lo pierdas.

Vídeo Promocional de la Expedición

 

Recorrido previsto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Próximamente te iremos ampliando esta aventura con más información.